Otra clase de sacerdotes, llamados poetas

La mejor descripción de la esencia de la terapia -y de todo lo que es curativo para el alma- fue escrita no por un psicólogo sino por un novelista:

No niego -dijo- que deba haber sacerdotes para recordar a los hombres que algún día han de morir. Sólo digo que en ciertas épocas extrañas, es necesario que exista otra clase de sacerdotes llamados poetas, para recordar efectivamente a los hombres que todavía no están muertos.

Manalive, G. K. Chesterton

El mismo espíritu, juguetón, bondadoso y bizarro, se encarna en todas partes y bajo miles de disfraces. Está En el Terry Gilliam de “Las Aventuras del Barón de Munchaussen”:

En el Pierre Jeunet de “Amelie”:

En “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” y “Be Kind, Rewind” de Michel Gondry:

En “Kikujiro” de Takeshi Kitano:

En “Being There” de Hal Ashby:

Está en Lewis Carroll y Mark Twain, el joven H. P. Lovecraft de “Dream Quest of the Unknown Kadath” y el joven Lord Dunsany; en el anciano Yeats y en Blake -siempre en Blake, en cada grabado y cada sílaba. En Borges, E. T. A. Hoffmann, Tennyson, Li Po, “El Principito” de Saint-Exupéry y algunas -pocas- cosas de Poe (“Israfel” sin duda, y “Annabel Lee”); en Calvino y el Lobo Estepario de Hesse y “Señor Dios, soy Anna” de Fynn. Está en Michael Ende casi sin mácula y en el Robert Graves de “Siete Días en Nueva Creta”. Está en este fragmento de “Puerta al Verano” de Heinlein:

Cuando Pet era muy pequeño, todo pelusa y ronroneos, ya había adquirido una sencilla filosofía: yo me ocupaba de la vivienda, del racionamiento y del tiempo, y él de todo lo demás; pero me hacía especialmente responsable del tiempo.

Los inviernos de Connecticut sólo son adecuados para las tarjetas de Navidad; aquel invierno, Pet observaba regularmente su propia puerta, negándose a salir debido a aquella desagradable sustancia blanca que había en el exterior (no era ningún tonto), y luego me hostigaba para que abriese una de las puertas para personas. Estaba convencido de que al menos una debía conducir a un tiempo de verano. Eso significaba que en cada ocasión tenía que ir con él a cada una de las once puertas, mantenerla abierta hasta que se convenciera de que también allí era invierno, y luego pasar a la puerta siguiente mientras sus críticas a mi mala administración crecían en acritud con cada decepción.

Luego permanecía en el interior hasta que la presión hidráulica materialmente le obligaba a salir. Cuando regresaba, el hielo de sus patas resonaba como zuecos sobre el suelo de madera, y me miraba y se negaba a ronronear hasta que se lo había arrancado todo… después de lo cual me perdonaba hasta la próxima ocasión.

Pero nunca abandonó su búsqueda de la Puerta al Verano.

Y el 3 de diciembre yo también la estaba buscando.

Está en los gatos temibles y adorables de Cordwainer Smith y el viajero estelar Ijon Tichy de Stanislaw Lem; en el hombre sin sombra de Adelbert von Chamisso, los cuentos de Andersen y las deliciosas “Just So Stories” de Kipling. Está en cierto Hawthorne (“La hija de Rapaccini”, “El joven Goodman Brown”) y en algunos viejos manuales de magia negra y roja; en la venerable y terrible “Häxan” de Benjamin Christensen, el mejor Arthur Machen y “El Mago” de John Fowles.

Está en la April Ryan de “The Longest Journey” y en algunos finales del “Bladerunner” de Westwood y el “Knights of the Old Republic“.

FMV Sequences

Está, con tanta fuerza que duele, en “Cowboy Bebop”.

spike2.jpg

Está, claro, en la Diosa Blanca:

Who calls her two-faced? Faces, she has three:
The first inscrutable, for the outer world;
The second shrouded in self-contemplation;
The third, her face of love,
Once for an endless moment turned on me.

Y está, por momentos, en esos ojos que nunca pudiste olvidar y ese olor que te sigue a todos lados.

Está, a veces, en ti.

ophelia.jpg

No es siempre bello; pero sí trascendente, sobrecogedor. Tanto el amor como el dolor desnudan el corazón del universo, el milagro palpitante de la Vida y la Muerte en su eterna danza-sueño.

Mientras haya poesía, habrá esperanza.

One thought on “Otra clase de sacerdotes, llamados poetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *